01 agosto 2014

ESCUELA DE SUPERPODERES


Dos semanas a veces son mucho más que catorce días. Unos chavales a veces son mucho más que alumnos de una escuela de verano. Y es que a veces, las vacaciones son mucho más que un campo de trabajo y la magia se nos cuela entre los horarios de un verano diferente. Desde el principio empezamos a sospechar que los momentos compartidos formarían ya para siempre, parte de nosotros y de nuestra manera de mirar el mundo.

A lo largo de estos días de julio, 13 voluntarios hemos ido vaciando nuestras mochilas de cosas para llenar nuestros corazones de personas, los verdaderos héroes de esta historia. Durante estos días los chavales han asistido a una escuela muy especial, una “Escuela de Superpoderes”, donde cada mañana hemos trabajado valores como el amor, la sinceridad, el respeto, la confianza, la solidaridad, la amistad, la alegría, la fidelidad, la empatía… Poderes para protagonizar los talleres y la propia vida; cometas para volar, lapiceros para trabajar, amuletos para confiar y antifaces para soñar.

Un curso que también ha contado con sus prácticas; de salto y vuelo en piscina, aterrizajes en “Aqua Sierra”, trabajo en equipo en la Gymkana de nuestro cole de Córdoba, diseño y confección de trajes,  cante y baile en el festival de HéroeVisión y un taller intensivo de risoterapia.   

Como dice una amiga, no hay poder más importante que aquel que transforma lo cotidiano en extraordinario. Para este poder hemos contado con los mejores maestros, los niños y niñas de Estrella Azahara, que han querido contagiarnos su ilusión de vivir y la alegría de quien sueña cosas bonitas para todos. 

Gracias por enseñarnos a ser niños.



Paloma, Amor, María, Luisma, Ana, Orellana, José Alfonso, Rosa, Marina, Anamari, Elo, Ángel y José