23 julio 2014

EXPERIENCIA DEL CAMPO DE TRABAJO DE LA SALLE BILBAO


Ya hace dos semanas y media más o menos que aterrizamos en Estrella Azahara. La verdad es que cuando lo hicimos íbamos con alguna que otra duda (porque como en todo, lo nuevo y desconocido nos intimida un poco). Hay que admitir, que desde el primer día, hasta el último día, el grupo de Bilbao nos hemos sentido como en casa. Los niños nos han tratado perfectamente, y desde la asociación nos han tratado igual de bien.

El lunes, el martes y el jueves de la primera semana, y el lunes, jueves y viernes de la segunda dividimos la mañana en dos bloques principales. El primero constaba en ayudar a los niños en las tareas. Entre los dos bloques de trabajo hacíamos una parada para que los chavales salieran a la calle, descansaran, y tomarán algo a media mañana. Después de la parada, realizamos ciertos talleres. El primer día decoramos una pancarta para que ella fuera la “bandera” de la clase. Durante los otros talleres, los niños hicieron pompones, prismáticos, aprendieron un baile, hicieron pulseras, y hasta pintaron unas camisetas con diferentes pinturas, todo ello inspirando a la imaginación de cada uno/a.


El miércoles de la primera semana cogimos la nevera, la llenamos de cosas, nos dimos crema, cogimos el bañador y la toalla y nos fuimos a la piscina. Fue un día genial, disfrutamos todos/as y cada uno/a de los que fuimos. El viernes fuimos al colegio La Salle de Córdoba, y lo pasamos en grande. Jugamos a fútbol, y luego participamos en una gymkana. El martes de la segunda semana disfrutamos de una visita guiada por las instalaciones del Mc Donald’s en la que tanto niños/as como maestros/as disfrutamos mucho y aprendimos aún más si cabe. El miércoles de la segunda semana repetimos la experiencia de la piscina, y aunque algún que otro niño estuvo en el agua casi todo el tiempo, tanto ellos, como nosotros disfrutamos mucho.

Finalmente, desde Bilbao tenemos que dar las gracias por haber podido vivir esa experiencia, la cual no la vamos a olvidar jamás. Tampoco vamos a olvidar al grupo de niños/as que tanto nos han enseñado. Como de la misma manera va a ser imborrable la magnífica convivencia que hemos tenido entre los monitores (tanto entre los de Bilbao, como con el grupo coordinador de Estrella Azahara, como también con la incorporación de Álex en la segunda semana).

Esperando que desde Estrella Azahara también hayan disfrutado con y de nosotros igual que nosotros hemos disfrutado de ellos/as,


Un saludo